Dire adieu aux manipulateurs : Se libérer du contrôle d’autrui PDF

Este artículo tiene referencias, pero necesita más para complementar su verificabilidad. Puedes dire adieu aux manipulateurs : Se libérer du contrôle d’autrui PDF agregando referencias a fuentes fiables como se indica aquí. El material sin fuentes fiables podría ser cuestionado y eliminado.


Vous trouverez dans ce livre tous les aspects dont il faut tenir compte pour percevoir et déjouer tous les types de manipulations.

L’auteure traite ici de la manipulation mentale (l’intimidation, la séduction ou l’affaiblissement, par exemple) et de la manipulation sociale (l’effet d’un comportement gentil sur le désir d’engagement dans un processus d’achat, par exemple). En repérant de quelle façon on peut brimer votre libre-arbitre, vous serez en mesure de vous libérer à tout jamais des influences abusives.

Este aviso fue puesto el 4 de febrero de 2015. Se refiere a un amplio rango de tácticas psicológicas capaces de subvertir el control de un individuo sobre su propio pensamiento, comportamiento, emociones o decisiones. Ciertas formas de manipulación podrían ser altruistas, pero la noción de manipulación mental tiene, por lo general, una connotación negativa que evoca a los manipuladores de comportamiento egoísta o malintencionado. Otros distinguen la manipulación mental, término bastante general, de la dominación en que esta última procura obtener del individuo o del grupo que se comporte sin consciencia clara del origen exterior de la sugestión, de la manera prevista por los manipuladores, eventualmente utilizando violencia. De cierta manera, la manipulación es muy frecuente en las sociedades, democráticas o no, en el plano profesional, conyugal o familiar porque desde que existe mentira, omisión o deformación voluntaria de la verdad, se está en presencia de tentativas de manipulación. Así, a veces se califica de manipuladoras a las personas que muestran simplemente una aptitud inhabitual para convencer, sin tener por ello objetivos malintencionados o egoístas. El término manipulador es susceptible de afectar a individuos de todos los orígenes sociales.

El manipulador típico suele tener una estructura psicológica perversa de tipo psicópata, puede aparecer como simpático o no, incluso como una víctima. Parece que cada uno es más o menos manipulador en el curso de su vida. De acuerdo con estas definiciones, se pueden distinguir diferentes tipos de manipuladores: aquellos que utilizan a otros sin remordimientos, con un objetivo narcisista de poder, de estafa comercial o con mala intención. Puede tratarse de un comportamiento entendido como desviado o perverso, de un desorden de la personalidad, cuyas causas se remontan a la infancia o a la educación del manipulador, por ejemplo, si él mismo ha sido manipulado por sus padres o educadores. Los psicólogos se ven frecuentemente confrontados a comportamientos manipuladores en los sistemas familiares o socio-profesionales.

La manipulación mental podría ser una forma particular de egoísmo. A menudo el manipulador demanda de los demás un comportamiento socialmente aceptable, sin adecuarse ellos mismos. Se apropia de las ideas de otro, intentando inversamente hacer tomar por otro sus propias responsabilidades. Los argumentos de un manipulador parecen siempre, a primera vista, lógicos y morales.

La explotación del sesgo cognitivo por informaciones falsas, las simplificaciones o jerga retórica y los sofismas o las órdenes paradojales. Presiones físicas o psíquicas, repetidas o continuas, individuales o en una dinámica de grupo que el manipulador busca controlar. El mantenimiento de roles de tipo chivo expiatorio, donde un grupo se convierte en « perseguidor » de una víctima que el manipulador mantiene aislada con el apoyo más o menos inconsciente o consciente del grupo. El registro de la dominación que se desarrolla en el miedo y los principios de recompensa, castigo y de sumisión.

La depresión, que puede ella misma resultar de la manipulación mental. Una esquizofrenia o esquizoidea del individuo. Ciertas sustancias químicas, drogas estupefacientes, medicamentos o toxinas, incluyendo el alcohol, que atenúan o disminuyen o directamente anulan la lucidez de la conciencia y por esto pueden volver a los individuos más vulnerables a la manipulación mental, al menos provisoriamente. La devoción: alguna afición o fanatismo especial de los individuos que los mantenga sumisos a la voluntad de un manipulador que aparenta conocer mucho o ser un erudito del tema de devoción. Contrariamente a una idea expandida, un buen nivel de estudios y una buena situación social no protegen de ciertas formas de manipulación.

Influencer avec intégrité, La Programmation Neuro-Linguistique dans l’entreprise. 150 petites expériences de psychologie des médias. Comprendre et maîtriser les mécanismes et les techniques de persuasion. 100 petites expériences en psychologie du consommateur. Dans les coulisses de la manipulation de l’information, Robert Laffont, 2007, 285 p. Alex Mucchielli, L’art d’influencer: analyse des techniques de manipulation, Armand Colin, 2005, 174 p.

Le management par la manipulation mentale. La manipulation mentale, cette mauvaise soumission, L’Unebévue. Discurso y manipulación: Discusión teórica y algunas aplicaciones, Revista signos, Valparaíso, v. Esta página se editó por última vez el 25 oct 2018 a las 21:49. El texto está disponible bajo la Licencia Creative Commons Atribución Compartir Igual 3. Vue d’artiste de la coercition et du lavage de cerveau.

Une manipulation mentale ou manipulation psychologique est — en psychologie — une méthode délibérément mise en œuvre dans le but de contrôler ou influencer la pensée, les choix, les actions d’une personne, via un rapport de pouvoir ou d’influence. Même si la manipulation mentale fait penser aux sectes ou au lavage de cerveau, elle entre en jeu dans les relations quotidiennes et concerne aussi bien les individus que les foules. Elle peut même avoir une perception positive dans le cas de la séduction amoureuse. La manipulation consiste à construire une image du réel qui a l’air d’être le réel. Il existe toute une palette de méthodes allant de la ruse, une action qui peut être parfaitement légitime, aux formes les plus dégradantes de manipulations psychiques, en passant par toutes les sortes de mensonge. La réification nie l’individu : sa soumission est obtenue sans son consentement. Dans l’aliénation, l’individu accepte sa condition et se conforme lui-même à la communauté.